fbpx

Secuelas emocionales del confinamiento. La resiliencia colectiva y la supervivencia del swing

La vida es una locura, ¿No es cierto? Por eso es apasionante. Imaginen que somos personas equilibradas con una vida apacible, no habría ni suceso, ni crisis, ni trauma que superar, únicamente rutina, nada que recordar; ni siquiera seríamos capaces de descubrir quiénes somos. Si no hay sucesos no hay historia, no hay identidad. No podríamos decir: «Mira lo que me sucedió, sé quién soy porque sé de lo que soy capaz ante la adversidad». Los seres humanos son apasionantes porque su vida es una locura.

Boris Cyrulnik

En sus raíces, el blues, el jazz, el swing… ya expresaban la resiliencia colectiva del ser humano. Cantaban libertad en medio de la esclavitud, sonando a vida entre la muerte, gritando esperanza entre la pena y el dolor, clamando por la igualdad social, cultural y artística durante la segregación.

Su gran estallido se produjo durante la Gran Depresión, su música y sus bailes servirían de antídoto durante la crisis. Una vez más, la música, el baile y la cultura, arrojaban luz en medio de la oscuridad.

Y LLEGÓ LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL

Y entonces llegó la Segunda Guerra Mundial. Los cortes de electricidad obstaculizaron los espectáculos, los toques de queda impidieron las reuniones de baile y los conciertos nocturnos. Además, la subida de impuestos hizo aumentar los precios y cada vez más clientes se quedaron en casa.

La promoción de la cultura a través de la televisión quedó diezmada y los medios restringieron su programación de entretenimiento.

Casi no se podía conseguir la goma laca (shellac), por lo que la fabricación de discos fue complicada. Las compañías también dejaron de fabricar instrumentos y tocadiscos: toda la producción fue enfocada en las armas. Con el fin de extraer el aluminio y el cobre para la guerra, las emisoras cedieron miles de masters de música irrecuperables.

A causa del racionamiento de gasolina, los músicos se mantuvieron alejados de la carretera, y como los militares llenaban los trenes, tampoco pudieron utilizar ese medio de transporte, así que se suspendieron las giras.

Artie Shaw y su orquesta para "subir la moral de las tropas" en el Pacífico. Swing durante la Segunda Guerra Mundial.
Artie Shaw y su orquesta. 1943. John Murphy Collection.

También fueron numerosos los músicos que se alistaron en el ejército, 32 de ellos eran directores de orquestas (swing). Por poner un ejemplo, Artie Shaw, recordado como uno de los primeros directores de grandes orquestas que contrataron músicos negros para tocar junto a artistas blancos, se enroló en la Marina y fue el encargado de dirigir una orquesta para “subir la moral de las tropas” en el Pacífico. Tocaron en junglas tan calurosas y húmedas que se les pudrieron todas las almohadillas de los saxofones y tuvieron que utilizar la inventiva para sustituirlas y que la música continuara sonando. Mientras, fueron bombardeados por aviones japoneses 17 veces.

No se si vas captando la metáfora que te quiero transmitir con todo esto…

El swing sobrevivió a la guerra. A sus impedimentos y penurias, a la humedad y al calor de la selva, a los bombardeos.

Desde que comenzó el brote, se hacen paralelismos entre la Covid19 y una guerra…

También predicciones económicas y comparativas con una post guerra…

Se hacen predicciones de curvas y repuntes sobre el virus…

Y también se hacen predicciones de secuelas emocionales.

El confinamiento, la experiencia crítica de enfermos, sanitarios y familiares de fallecidos, acentuada por el aislamiento; la ruptura con la cotidianidad previa; la pérdida de trabajos, de medios económicos, de fórmulas socio afectivas, nos posicionan en un desafío de readaptación emocional.

LAS SECUELAS EMOCIONALES DE LA CUARENTENA

Ayer se publicaron los resultados preliminares de la investigación sobre el impacto emocional en el personal sanitario que ha llevado a cabo el Laboratorio de Psicología del Trabajo y Estudios de Seguridad de la Universidad Complutense. El estudio ha puesto de manifiesto que el 53 por ciento de los trabajadores sanitarios presentan valores compatibles con estrés postraumático y que el 79,5 por ciento de presenta síntomas de ansiedad

En estudios previos realizados con epidemias de SARS y Ébola se reportó que la sintomatología del personal sanitario expuesto a cuarentena incluía agotamiento, desapego de los demás, ansiedad al tratar con pacientes febriles, irritabilidad, insomnio, poca concentración e indecisión, deterioro del desempeño laboral y renuncia o consideración de renuncia al trabajo.

En la población general se han cuantificado casos de estrés postraumático, depresión, ansiedad, enfado, insomnio, miedo y agotamiento emocional. Principalmente se reportó bajo estado de ánimo e irritabilidad.

Sabemos que las personas que han vivido esta cuarentena como una elección propia por considerar que era la mejor alternativa para su propia salud y las de los demás, sufrirán menos angustia y menos efectos adversos a largo plazo que quieres lo hayan vivido como una restricción de libertad impuesta.

De igual manera, sabemos que para la gestión emocional del confinamiento y su desescalada, es fundamental obtener una información al respecto que consideremos veraz y coherente.

Y también, que si el confinamiento no se ha vivido igual estando hacinado y sin recursos en un minisótano interior que en un chalet con piscina y jardín, las consecuencias posteriores son serán iguales para quienes conserven su trabajo y economía que para los que no lo hacen, para quienes han vivido una pérdida humana que para quienes no lo han hecho…

EL DESAFÍO RESILIENTE

Enfermeras bailando durante la Segunda Guerra Mundial. Baile swing de sanitarias. Afrontando la adversidad con creatividad. Lindy Hop.
Enfermeras bailando durante la Segunda Guerra Mundial. 1943

Aunque esta sea nuestra primera pandemia como individuos, ya hemos superado otras antes como especie. Pandemias, guerras y otras catástrofes.

Si bien es cierto que el término es relativamente reciente, la resiliencia nos acompaña desde el inicio de la humanidad.

Podemos entrenarla. Podemos aumentar nuestra capacidad para adaptarnos positivamente a situaciones adversas o traumáticas como esta y podemos sobreponernos al dolor emocional y continuar con nuestra vida.

.

LA RESILIENCIA ES SIEMPRE CON EL OTRO

De igual manera que las músicas y los bailes swing han nacido y sobrevivido en la colectividad, superaremos las experiencias adversas y traumáticas teniendo en cuenta nuestra interdependencia, teniendo en cuenta que formamos parte de un todo mayor.

No podemos perder de vista la perspectiva transformadora de la colectividad y las relaciones interpersonales: La resiliencia se promueve desde la inclusión, la igualdad y el desarrollo de todas las personas. Sabemos que es más fácil digerir resilientemente una catástrofe si existe identidad cultural, humor social, autoestima colectiva y solidaridad.

Lo que vengo a decirte es que la única manera de cuidarnos a nosotros mismos es hacerlo mientras cuidamos a las personas y al entorno que nos rodean.

Puedo , sin proponérmelo, pasarme horas mirando el drama que hay en mi ombligo, o puedo, proponiéndomelo, involucrarme en una acción que mejore la situación para todas. Este es el ingrediente principal.

Es bien sabido que la conducta de ayuda, junto con la de gratitud, aumentan incalculablemente el bienestar, pero es que además, si participamos de la acciones colaborativas, estamos promoviendo nuestro propio empoderamiento.

A nivel personal, también puede resultarnos útil hacernos ciertas preguntas tras un episodio crítico:

¿He aprendido algo sobre mi misma/o? ¿He crecido de algún modo? ¿Me ha servido para descubrir algo nuevo? ¿Qué me ha resultado más difícil? ¿Y más fácil? ¿Qué me ha ayudado en esta situación? ¿Con quién puedo contar? Qué me ha servido antes, en situaciones parecidas? ¿Qué logros vitales puedo aplicar ahora? ¿Cómo puedo ayudar? ¿De qué manera puedo aportar algo positivo a este momento de crisis?

¿De qué he sido capaz en la adversidad?

La manera de que salir adelante es comprendiendo lo que nos ha pasado, y con esto me refiero a lo que nos ha pasado en lo profundo. La manera de salir adelante es elaborando un significado. Este recorrido nos demanda atención y cuidado. Es un camino que nos requiere abrazar nuestro dolor, nuestras emociones, aceptarlas para transformarlas: Nos ayudará expresarlas, contarlas, escribirlas, pintarlas, bailarlas….

Como humanidad, llevamos toda nuestra historia usando la creatividad para sobrevivir a las catástrofes. Lo haremos una vez más, con conciencia y juntas.

Be swing, my friend.

Gracias por leer hasta aquí. Espero que este artículo te haya sido útil. me encantará leer tus impresiones y aportaciones. Por favor, compártelo con quien creas que le puede ayudar, y si te inspira: recuerda mencionar el blog en tus fuentes.

Si quieres formar parte, si quieres recibir mails con las novedades: inscríbete en la newsletter a pie de página. ¡Un abrazo!

Volveremos a bailar las calles.

FUENTES:
  • Foto 1 Glenn Miller y su orquesta – Glenn Miller dirigiendo su Army Air Force Band en una actuación para las tropas aliadas de Estados Unidos en Inglaterra. 1944. (Fuente: U.S. Air Force, Public Domain) The National Museum of the U.S. Air Force. (link)
  • Foto 2: Artie Shaw and his Rangers. San Diego Air and Space Museum – John Murphy Collection. (link)
  • Foto 3: Nurses dancing during World War II – From a mostly uncaptioned World War II album. Possibly North Africa, c. 1943. (link)
  • All Music. Benny Goodman. (link)
  • WWII Memorial Friends. – “Boogie Woogie Bugle Boy”: Music in World War II”. (link)
  • La Segunda Guerra Mundial lo cambió todo. Diego A. Manrique. Fundación Telefónica. 23/11/2016 (link)
  • Ken Burns – Jazz. (2001)
  • About the Artie Shaw Orchestra (link)
  • Agencia EFE – La OMS advierte que la COVID-19 afectará a la salud mental futura. 05/2020 (link)
  • Samantha K Brooks, Rebecca K Webster, Louise E Smith, Lisa Woodland, Simon Wessely, Neil Greenberg, Gideon James Rubin. – The psychological impact of quarantine and how to reduce it: rapid review of the evidence The Lancet. 2020 (link)
  • Cyrulnik, Boris – Sálvate: la vida te espera (2012)
  • El 80% de los sanitarios sufre ansiedad y el 70% no se siente protegido, según una encuesta. El Independiente. 18/05/2020 (link)

4 comentarios en “Secuelas emocionales del confinamiento. La resiliencia colectiva y la supervivencia del swing”

  1. Uno de los mejores artículos que he leído en estos días, muy necesario para buscar un poco de realidad positiva basado en hechos contrastados del pasado.
    Gracias por compartirlo, lo difundiré para que la resiliencia cobre auge ante esta circunstancia.

Deja un comentario

error: Este contenido está protegido bajo derechos de autor.
A %d blogueros les gusta esto: